Lo más leído en los últimos 7 dias

julio 01, 2017

Partió Geri Allen a los 60 años



Geri Allen, pianista de jazz, compositora y educadora, falleció el pasado 28 de junio en Filadelfia, EE UU, a los 60 años, a causa de un cáncer. Fue una de las pianistas de jazz más importantes de las últimas décadas, y su influencia es capital en muchos de los mejores pianistas del siglo XXI, como Vijay Iyer, Ethan Iverson, Jason Moran, David Virelles, Craig Taborn y otros. Con un lenguaje muy personal, sintetizado a partir de una gran variedad de influencias, desde Thelonious Monk a Herbie Hancock, pasando por Keith Jarrett, Don Pullen, Mary Lou Williams, Duke Ellington, Andrew Hill, Herbie Nichols o incluso Eric Dolphy, Allen tuvo una trayectoria impresionante, en la que cultivó diferentes estilos, siempre impregnados de su inconfundible personalidad.

Allen se desempeñaba como Directora del Departamento de Estudios de Jazz de la Universidad de Pittsburgh.  Tuvo una destacada carrera musical en la que se destacó como una refinada pianista de jazz, tocando con algunos de los grandes del género, tales como Ornette Coleman, Ron Carter, Charles Lloyd, Tony Williams, Jack DeJohnette, Oliver Lake, Steve Coleman, Charles Lloyd, Dave Holland, Betty Carter y Charlie Haden.

Sus más recientes colaboraciones con las formidables mujeres jazzistas Esperanza Spalding y Terri Lyne Carrington han llegado a ser de antología, que se pueden ver en nuestra página.

Sus influencias, según ella misma, fueron Betty Carter, Herbie Hancock, Mary Lou Williams, Hank Jones, Alice Coltrane, Cecil Taylor, McCoy Tyner y su mentor, el Dr Billy Taylor.

Además de sus actividades como intérprete de jazz, Geri Allen pasó gran parte de si vida dedicada a la educación musical.  En 2014 recibió un doctorado honoris causa en música de la Berklee School of Music, en Boston.

Su discografía abarca 19 álbumes como lider y una treintena como integrante de otros conjuntos.


Visítanos y síguenos también en Facebook, Twitter, Instagram y Flipboard.

Recordando el minimalismo de Shirley Horn




Shirley Horn fue una pianista y vocalista de jazz norteamericana nacida en Washington D.C., EEUU, el 1 de mayo de 1934 y fallecida el 20 de octubre de 2005 en la misma ciudad. Horn se caracterizó siempre por la profundidad de sus interpretaciones y su estilo íntimo y minimalista.

De los más de dos decenas de álbumes que ha editado, al menos media docena de ellos ha sido escogida para optar a los premios Grammy como Mejor vocalista de Jazz. De ellos son de destacar Paris, Light Out of Darkness -disco homenaje a Ray Charles-, I Love You, The Main Ingredient -enorme disco grabado en cinco días, para el que invitó a su casa a media docena de músicos, entre los que se encontraban el saxofonista Joe Henderson, el batería Elvin Jones y el trompetista Roy Hargrove; mientras cocinaba para ellos, les invitaba a extensas y relajadas jam sessions. Un álbum especialmente emotivo es I remember Miles, homenaje a su mentor Mr. Davis (mcnbiografias.com).

Cuando Shirley Horn cantaba, era capaz de cambiar nuestra manera de escuchar una canción. Fue una de las últimas grandes damas del jazz vocal de siempre, el imperecedero, que sabía crear de una forma magistral y sutil una sensación de intimidad con el público. Fue reconocida en muchos ámbitos como la mejor cantante-pianista desde Nat King Cole, demostrando en todo momento una gran capacidad para combinar melodías y letras y para sacar todo el jugo a los standards inmortales.  


Visítanos y síguenos también en Facebook, Twitter, Instagram y Flipboard.

mayo 13, 2017

Chet Baker: el genio que apostó a la autodestrucción




Hoy 13 de mayo se cumple otro año de la muerte en 1988 del gran trompetista Chet Baker, quien conquistó la gloria en los clubes de jazz de Estados Unidos gracias a su don, a ese sonido suave de la Costa Oeste de EEUU. Baker transformó el jazz en algo diferente tanto por su música como por su imagen de actor de Hollywood rebosante de carisma y elegancia. Todo el mundo quería estar cerca de él y tuvo el mundo entre sus manos. Pero en ese mundo abundaban las drogas, drogas duras que todavía eran legales y que circulaban en todo tipo de entornos y ciudades. Baker acabó preso de ellas. Arruinado por ellas tanto en lo económico como en lo personal. Cayó en un círculo vicioso de deudas, mentiras y divorcios mientras su música seguía creciendo. Devoró el mundo y a la par fue devorado por él, como Charlie Paker, como muchos más de aquella generación bendecida por la música y maldecida por sus pactos con el diablo.

Grandes músicos han visto truncada su carrera debido al consumo de heroína. Janis Joplin, Jim Morrison o Jimmi Hendrix son algunos ejemplos de artistas que murieron demasiado jóvenes por culpa de una adicción fatal que ha estado unida irremediablemente al mundo del espectáculo. Chet Baker no fue diferente. El legendario trompetista estadounidense tocó el cielo en los años 50 en locales como el mítico Birdland de Nueva York y una década después paseaba su creatividad en garitos de poca monta, intentando rescatar los aplausos que un día le dedicaron sus enfervorecidas fans.

Baker se había vuelto adicto a la heroína en los cincuenta y había sido encarcelado varias veces durante cortos periodos. No obstante, no sería hasta los años sesenta que su adicción empezara a interferir en su carrera musical. Fue arrestado en Italia en el verano de 1960 y pasó casi un año y medio entre rejas. Celebró su regreso grabando en 1962 Chet Is Back! para la RCA. A finales de año, sin embargo, fue arrestado en Alemania Occidental y expulsado a Suiza, luego a Francia y, finalmente, a Inglaterra. Pero fue deportado de nuevo a Francia a causa de otro problema con las drogas en 1963. Vivió en París y durante todo el año siguiente actuó en Francia y España, pero tras ser arrestado una vez más en Alemania Occidental en 1964, fue deportado a Estados Unidos.

Tocó en Nueva York y en Los Ángeles a mediados de los sesenta, cambiando temporalmente la trompeta por el fiscorno. En el verano de 1966 sufrió en San Francisco una gran paliza relacionada con su adicción a las drogas. Como consecuencia de ella, sufrió algún desperfecto en su dentadura que le llevó a modificar su embocadura en la trompeta. Hacia finales de los sesenta, grababa y actuaba sólo de forma ocasional; a comienzos de los setenta, se retiró por completo.

La noche del 11 de marzo de 1988 dio su penúltimo concierto en el Colegio Mayor San Juan Evangelista de Madrid (España), también conocido como el Johnny. Su último concierto fue el 1 de Abril de ese mismo año en Alemania.

El 13 de mayo de 1988, cayó por la ventana de un hotel en Ámsterdam (Países Bajos) tras consumir heroína y cocaína, y falleció instantáneamente. Tenía 58 años.


Visítanos y síguenos también en Facebook, Twitter, Instagram y Flipboard.

mayo 07, 2017

Esperanza Spalding: una artista en pleno ascenso



Esperanza Spalding es una de las más prometedoras compositoras e intérpretes del jazz del siglo XXI. Cantante, contrabajista y bajista estadounidense, ha ganado cuatro premios Grammy entre esos el de artista revelación en 2011, siendo la primera artista de jazz en lograr dicho reconocimiento. Ya en varias ocasiones hemos escrito acá sobre ella.

Esperanza ha logrado mezclar brillantemente géneros, rompiendo barreras y creando un trabajo completamente innovador. Ha conseguido con su brillantez y juventud eclipsar las carreras de grandes artistas de al menos medio siglo de edad.

Nació en Portland, Oregón y  es egresada del Berklee College of Music. Cuenta con cinco álbumes de estudio como solista y ha logrado trascender las barreras compartiendo escenario con artistas de la talla de Janelle Monae, Prince, Herbie Hancock o el mismísimo Stevie Wonder. Como el New York Times acertadamente indicó: "[Esperanza] ha creado su propio exotismo sonoro, no solo como una virtuosísima bajista de jazz o una cantante impecablemente habilidosa, sino como una mágica mezcla de ambos. La naturaleza de su talento es simplemente excepcional..."


Visítanos y síguenos también en Facebook, Twitter, Instagram y Flipboard.

abril 12, 2017

Los 77 años del genio Herbie Hancock



Hoy cumple años, Herbie Hancock, uno de los grandes músicos de todos los tiempos más allá de los estilos y etiquetas. Nacido en Chicago en 1940, lo ha hecho todo en el jazz y en la música. Se presentó en la escena a los 11 años tocando un concierto para piano de Mozart con la Chicago Symphony Orchestra, y en 1963 se incorporó al quinteto de Miles Davis, donde permaneció cinco años. Un total de 11 de sus álbumes han entrado en las listas de pop de las décadas de los 70 y su canción Chameleon, del álbum Head Hunters, consiguió el primer Platino para un disco de jazz.

Es autor de dos de las composiciones jazzísticas más populares de la historia, Watermelon Man, primer corte de su disco de debut Takin' Off (1962), que arrasó en las emisoras de rhythm and blues en la versión de Mongo Santamaría, y Cantaloupe Island, que 32 años después de su creación tendría un gran éxito popular cuando el grupo de hip hop británico US3 la sampleó.

En junio de 2010 lanzó el excepcional álbum The Imagine Project. En este proyecto, que incluye un álbum y una película, se reúnen alrededor del legendario pianista una docena de grandes artistas como Juanes, Elton John, Pink y The Chieftains, entre otros artistas. A sus 77 años lo ha hecho todo en la música.


Visítanos y síguenos también en Facebook, Twitter, Instagram y Flipboard.

marzo 26, 2017

La maestría indiscutible de Marcus Miller



Marcus Miller (14 de junio de 1959, Nueva York) es músico, compositor y productor de jazz. Sus trabajos más conocidos son como bajista en conjunto con el trompetista Miles Davis, Luther Vandross y David Sanborn. Es uno de los músicos más versátiles, talentosos y polifacéticos de la escena jazzística contemporánea, aunque, para hacer justicia, habría que decir de la música negra: aunque habitualmente está considerado como un jazzmen, es tan completo y tan ecléctico que no se le puede encasillar en ningún género, incluso aunque sea uno tan amplio como el jazz.

Destacó como intérprete (sobre todo del bajo, pero domina numerosos instrumentos, como el clarinete, la guitarra, el saxo tenor, el Fender Rhodes, el vibráfono…), pero es un gran productor, un arreglista excepcional y un notable compositor. Es, en definitiva, un artista muy completo, activo en muchos frentes, y no deja de sorprender con sus imparables ganas de innovar y explorar nuevos terrenos. Su discografía rara vez ha conseguido el apoyo unánime de la crítica (debido al rechazo de los puristas de su uso de sintetizadores y programación).

Nació en el seno de una familia musical, su primera influencia fue su padre, que era organista en la iglesia. Con trece años ya interpretaba el clarinete, el piano y el bajo, y empezó a componer música. Dos años después trabajaba en clubes neoyorquinos y pronto empezó a componer para Bobbi Humphrey y Lonnie Liston Smith. Fue entonces cuando empezó a ser reclamado con mucha frecuencia como músico de estudio, colaborando con Joe Sample, McCoy Tyner, Bill Withers, Elton John, Bryan Ferry, Frank Sinatra o LL Cool J.


Visítanos y síguenos también en Facebook, Twitter, Instagram y Flipboard.

febrero 05, 2017

Renee Olstead: jazz y seducción




El primer disco de Renee Olstead fue plenamente profesional, bajo las órdenes y la producción de David Foster, titulado Renee Olstead y grabado para Warner en 2004, cuando esta cantante y actriz nacida en Texas, EEUU, contaba con sólo quince años. Se trata de una colección de varias piezas clásicas del American Songbook como Summertime, Someone to Watch Over Me, What a Difference a Day Makes y Sentimental Journey, que en la voz de la joven intérprete adquieren tonalidades y colores muy gratos y especiales. También se incluye A Love That Will Last, una hermosa balada compuesta para ella por el propio Foster.

Su siguiente álbum, Skylark (Reprise, 2009), se haría bajo los mismos parámetros. Es claro que Foster quería ir a la segura con el repertorio y de nueva cuenta recurrió al American Songbook, esta vez con otras clásicas como Lover Man (Billie Holiday), Stars Fell on Alabama (Ella Fitzgerald), My Baby Just Cares for Me (Nina Simone,) When I Fall in Love (Nat King Cole) y Hit the Road Jack (Ray Charles), aunque Renee tuvo la oportunidad de contribuir con algunas canciones, como la bellísima Hold Me Now.

Si bien el disco apareció en 2009, en realidad fue grabado entre 2005 y 2006, cuando Olstead tenía apenas diecisiete años de edad.

Olstead es más conocida por sus actuaciones en series de televisión –como Still Standing y The Secret Life– o en películas más o menos famosas –como The Insider (con Russell Crowe), End of Days (con Arnold Schwarzenegger), 13 Going on 30 (con Jennifer Garner) y Space Cowboys (de y con Clint Eastwood)– pero por su talento musical, Renee Olstead ha grabado ya tres álbumes en estudio, principalmente de jazz, además de haber colaborado en otros dos,

Disfrútenla como invitada del trompetista Chris Botti, quien la incluyó en su álbum To Love Again: The Duets, lanzado en 2005. Suena al más puro standard de jazz.


Visítanos y síguenos también en Facebook, Twitter, Instagram y Flipboard.

Stefon Harris y Robert Glasper: el sonido del hip-hop jazz


Stefon Harris (arriba) y Robert Glasper (abajo), dos fenómenos.

El vibrafonista y compositor Stefon Harris ha sido calificado como uno de los más importantes nuevos artistas del Jazz y ha sido nominado cinco veces para un Grammy. Es ganador en seis ocasiones del premio al mejor vibrafonista otorgado por la Asociación de críticos de Jazz, y ha sido premiado con el Martin E. Seagal Award por el Lincoln Center de New York. Nacido en Albany, New York, en 1973, Stefon empezó a tocar el piano a lo seis años. Tras finalizar sus estudios como percusionista clásico en la Manhattan School of Music, Stefon se dedicó en cuerpo y alma a la música de Jazz, y en poco tiempo se ganó una sólida reputación como percusionista y vibrafonista.

Por su parte, Robert Glasper es considerado el ideólogo del hip-hop jazz y es conocido por su capacidad para combinar los sonidos más disímiles con el jazz, y otros elementos de varias escuelas de la cultura musical afroamericana Glasper ha desarrollado una dilatada carrera que le ha permitido alternar con figuras como Rusell Malone, Marc Whitfield, Roy Hargrove, Terence Blanchard y Christian McBride y se ha ganado por sus propios méritos ser comparado con grandes como Jason Moran, Brad Mehldau o Bill Charlap.

Ambos, Harris y Glasper, de la mano del productor Pete Rock, le rinden tributo al legendario vibrafonista Roy Ayers, una de las figuras históricas del hard bop. Esto es imperdible.


Visítanos y síguenos también en Facebook, Twitter, Instagram y Flipboard.

Es Dios

"Esa lengua de fuego se abría despiadada, como urdiendo en el alma y buscando donde cabalgar. Resoplaba fuerte, escrutaba el ojo, mordía la mente y ondeaba su calor, como haciéndonos sentir que somos una miniatura, una milmilésima parte del universo. Esa lengua de fuego, creación al fin, es lo mismo que la hoja, que la piedra, que el agua, que el ave, que la hierba. Es Dios".

La compuerta de la vida

"A veces, casi inerme, entrebusco la fórmula de la vida, y encuentro una melodía que me exige respirar, profundo, restituyéndome la fe en el futuro. Sólo Dios abre la compuerta de la vida, y la música es el compás de espera a la perfección, el estadío más emocionante del ser humano".

Pulsa abajo y síguenos también en Facebook Groups